Archivos para 22 noviembre 2013

CONTROL DE LA FORMACIÓN

LOS SINDICATOS

Estos días se habla mucho del lucro de los sindicatos con los cursos de formación ocupacional.

De una entrevista del 17/11/2013 al líder de CC.OO. Ignacio Fernández Toxo, llama especialmente la atención esta afirmación:

“No soy un experto en contabilidad, pero es muy complicado manipular las ayudas de formación. Se hacen inspecciones a fondo sobre los cursos de formación y sería muy difícil camuflar una parte.”

¿Que se hacen inspecciones a fondo? Valiente afirmación.

A mí, como inspector de estos cursos (20 años) me prohibieron expresamente entrar en temas de dinero y preguntar a los formadores sobre sus retribuciones.
“¿No ves que nos dejas a todos con el culo al aire?” me espetó una vez mi jefa directa.


Relacionado con sindicatos, explico una anécdota, que ilustra hasta qué punto han aterrizado e influyen los sindicatos en las asambleas de parados.

En Barcelona, concretamente el 22/2/2011, se estaba decidiendo en asamblea hacer un estudio de campo sobre el fraude en la formación ocupacional, sobre ese negocio con los parados.

Al conocer el tema me ofrecí a ayudar.

Sin embargo, intervino el líder de la asamblea (sindicalista) diciendo que antes de hacer nada, habría que hablar con los abogados del Colectivo Ronda (agrupación famosa en Cataluña por su activismo social).

Manifesté mi interés por asistir a esa reunión, a la que llevaría multitud de documentos probatorios.

Pasó un año y el líder no me decía nada de la reunión. Por ello, el 16/2/2012 le envié un correo preguntándole al respecto.

Me respondió ese mismo día escribiéndome:

“Yo no estuve en las gestiones con el colectivo ronda y lo que se por comentarios de quienes se vieron con los abogados es que era necesario aportar pruebas. Saludos. Diosdado Toledano”.”

Sorprendido de que no me hubieran invitado -y de no haberse podido aportar pruebas-, le pregunté quién había ido a esa reunión del Colectivo Ronda. Me dio el nombre de dos personas.
Pregunté a las dos. Ninguno sabía nada al respecto.
Uno me dijo: “¿Pero cómo iba a ir yo, si de formación no entiendo?”

En el Colectivo Ronda nunca se había hecho una reunión sobre fraude en F.O.

De esta manera, con esta maniobra de distracción, se consiguió paralizar aquello que se estaba decidiendo en la asamblea del 22/2/2011, en que los parados iban a empezar a tomar cartas en el asunto.


(Dicho esto, comentar que las patronales aún se embolsan muchos más fondos F.O. que los sindicatos, según pude ver en las inspecciones)

http://www.cursosytutoriales.es/index.php/foro/32-opinion/9-reivindicacion-honorarios-formadores-fpo?start=204#312

 

Deja un comentario

¿Porque habla CCOO de dejar la formación para el empleo?

http://www.elmundo.es/espana/2013/11/18/52895b8c0ab740284d8b4574.html

En El Mundo Ignacio Fernández Toxo afirma

” No me importaría en absoluto que CCOO renunciase a los cursos de formación”.

Puntos a tener en cuenta:

1. Primero, sería de ley que explicase cómo se han organizado, gestionado, informado etc…. tanto respecto a la calidad y adecuación de los cursos realizados como  sobre la gestión de las subvenciones.

De tal forma queda todo perfecto para el futuro y se cierra adecuadamente el proceso.

2. Segundo, sin han impartido tanto y tantos cursos ¿Porque quieren renunciar ahora a todo ello?

Pensemos detenidamente…….. Ya no hay fondos? Mejor renunciar que analizar y reorganizar?

3. Tercero ¿Porque a los sindicatos no les ha importado la situación de los formadores y la información que tienen?

4. Cuarto ¿Podría informar sobre todo el sistema con claridad y transparencia?

Señor Fernández Toxo, responsabilidad de la función, de un sindicato.

Abandonar el barco no parece sea la responsabilidad adecuada.

 

Deja un comentario

¿Qué sucede con los fondos de formación?

¿Quién organiza la formación para el empleo?

Se trata de una organización tripartita (Gobierno-patronal-sindicatos)

¿Ninguno sabía lo que hacían los demás?

El Mundo descubre ahora el problema, lo focaliza en el sindicato UGT

 

EL MUNDO. Descontrol en la Formación

  • Sindicatos y patronal controlan el mercado de cursillos, proveedores e intermediarios

  • Estas actividades se han convertido en un coladero para el dinero público

P.R. Suanzes Madrid
V. Martínez Madrid
M. Recuero Madrid

Actualizado: 17/11/2013 02:55 horas

Curso de Habilidades Comerciales para un grupo de 15 alumnos, con una duración de 20 horas. Las clases las imparte el Instituto de Formación y Estudios Sociales (IFES), vinculado a UGT, que valora el curso en 3.900 euros. “El precio está fuera de mercado”, advierte Luis Alfonso Gómez del Pulgar, un consultor de formación responsable de Innova Personas. “Una empresa normal no pagaría más de 2.400 euros”, asegura. “Hay formaciones muy caras, pero de mucha calidad, con consultorías previas y un formador de nivel y acciones de seguimiento”, explica este técnico superior en riesgos laborales.

La ley establece que se pague entre nueve y 13 euros la hora de formación, por alumno, en función de que el nivel ofrecido sea básico o superior. Es decir, que ayude a desarrollar cualificaciones básicas o que capacite para adquirir competencias de programación o dirección. En el caso de algunos de los cursos del IFES, tales como Corte y cata de jamón o Arreglos florales, el coste es el máximo que contempla la ley, esos 13 euros. “Me encantaría que la Fundación Tripartita hiciera algo, pero está integrada por sindicatos y organizaciones empresariales”, denuncia este consultor.

El negocio que mueven los cursos es millonario y está controlado por las patronales empresariales y los sindicatos. No es sorprendente que el año pasado, cuando el Gobierno recortó en 1.000 millones algunas partidas, tanto CEOE como las centrales tuvieran que hacer fuertes recortes de plantilla.

El Presupuesto de 2014 destina 4.079 millones de euros para las políticas activas de empleo. 2.473,2 millones se dedican al fomento del empleo, mientras que 1.605,5 se reservan para la formación. No obstante, a esta última cifra se suman los recursos de la Fundación Tripartita, cuya función es “colaborar y asistir técnicamente al Servicio Público de Empleo Estatal en sus actividades de gestión de las iniciativas de formación”, y que en 2012 fueron de 2.155 millones de euros. Entre todas las partidas, el dinero destinado específicamente para cursillos ronda los 4.000 millones.

‘Los consejeros de IFES cobraron durante años hasta 20.000 euros en dietas por asistencia al margen de los salarios que obtenían en la UGT’

“Los fondos para las políticas activas han caído casi a la mitad respecto al inicio de la crisis pese a que hay muchos millones más de parados”, recuerda Marcel Jansen, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid.

¿Funcionan esas políticas? No. “España gasta poco y mal. Mucho menos que los países nórdicos y lo hace principalmente en bonificaciones, que si son generalizadas, tienen pocos efectos”, añade Jansen.

Según los expertos, faltan recursos, falta transparencia y sobre todo falta control. Cientos de empresas formadoras y gestoras tienen buenos resultados, pero los fondos principales los manejan unos pocos en los sindicatos y la patronal, con una enorme opacidad y técnicas creativas para inflar gastos y reducir los costes, aumentando sus márgenes a costa de la calidad del servicio.

Además, la endogamia financiera entre los agentes sociales y sus filiales de formación es tóxica. Es el caso del IFES, que financia a UGT a través de una deuda permanente de más de 20 millones. Cuando el deudor y el acreedor son el mismo no hay control y, así IFES se convierte en una tesorería encubierta. Un ex trabajador de la fundación asegura que se han utilizado fondos para abonar nóminas de la UGT, algo que el sindicato desmiente de manera taxativa.

Además, como sucede en otras organizaciones, IFES ha generado filiales de intermediación en un mercado cautivo que le permiten engordar su patrimonio. Es lo que sucede con Formación 2020, que, mediante el negocio del suministro de libros para los cursos, ha logrado en los últimos años unas reservas superiores a los seis millones de euros.

UGT niega que haya irregularidades en la gestión de IFES y asegura que sus auditorías son transparentes, pero sólo es una verdad a medias. Por ejemplo, no revela que los consejeros de IFES cobraban hasta 2009 dietas de entre 15.000 y 20.000 euros anuales, además de los salarios que tenían en el sindicato.

‘Muchas veces prima la Ingeniería Financiera para justificar gastos sobre la calidad formativa’, dicen las academias privadas

La fundación de UGT no está sola en la sospecha. Aunque la mayoría de las compañías cumplen, las posibilidades de fraude son infinitas: cursos fantasma que no se realizan; recibir un título firmando una asistencia que no se ha producido; cursos on line o presenciales cuya afluencia se manipula, porque a más alumnos, más dinero; o mediante los “incentivos”. Hay denuncias ante la Fundación Tripartita porque algunas gestoras ofrecen a las empresas regalos a cambio de que certifiquen cursos que no se han realizado o de una calidad o interés muy bajo. Incluso en los que lo tienen todo en orden.

Gestorías o intermediarios ofrecen regalos, como iPads o cestas de comida a empresas. Éstas pagan por el curso, lo abonado se lo pueden bonificar, por lo que no tiene ningún coste efectivo para ellas, y el ofertante se lleva las subvenciones.

La Fundación Tripartita permite que los gastos asociados a la gestión sean del 10%, pero las empresas fuerzan para llegar a un 20% del total (en algunas circunstancias algo por encima), mientras que el resto se debe dedicar a la formación. Hay quienes inflan los costes (por ejemplo, con material de oficina hasta un 400% en su coste real). “Hay gastos que no se pueden justificar, y partidas que se pueden justificar y que no suponen un coste muy alto. Esto hace que para muchos lo que más prime no es la calidad de la formación sino la ingeniería para obtener la financiación pública”, se lamenta Javier Jiménez, presidente de la Confederación Española de Empresas de Formación (CECAP).

“El mercado de la formación ha vivido en los últimos 25 años de la subvención, con una competencia desleal de organizaciones que han entrado en el sector a base de ayudas públicas y fondos europeos. Ha sido importante al dar valor a la formación, pero ha generado mucho intrusismo: muchas entidades han ido solamente en busca de la subvención”, señala Jiménez.

El Gobierno, en el Plan de Empleo de 2013, ha tratado de poner más control al imponer que hasta el 40% de los fondos de las políticas activas (antes era el 15%) no sea fijo, sino que se supedite a la obtención de una serie de objetivos.

Desde las empresas que organizan e imparten formación coinciden en la necesidad de aumentar la vigilancia y las sanciones, pero consideran que mientras no disminuya el enorme poder de los agentes sociales poco se avanzará. La Fundación Tripartita está presidida por la directora general del Servicio Estatal de Empleo Público, pero las dos vicepresidencias están en manos de las organizaciones empresariales y las sindicales. “Los cursos los organizan ellos mismos o se los encargan a sus amigos o a los que les han votado”, explican fuentes cercanas.

http://www.elmundo.es/economia/2013/11/17/5287c4e30ab74015508b458d.html#comentarios

 

 

Deja un comentario

EL MUNDO. La UGT de Méndez se financia con fondos para la formación

 http://www.elmundo.es/espana/2013/11/13/5282b86963fd3dc2218b456a.html?a=a919173a7ed62bc7235c18452dea6e3f&t=1384348501
A. BRAVO Madrid
M. RECUERO Madrid

Actualizado: 13/11/2013 06:06 horas

Nicolás Redondo lo gestó hace 27 años para dar formación a trabajadores y parados y Cándido Méndez lo ha convertido en una vía de financiación del sindicato alimentada con subvenciones públicas. Se trata del Instituto de Formación y Estudios Sociales, conocido por sus siglas IFES. Dicho de otra manera, un grupo empresarial, etiquetado bajo el calificativo de fundación cultural privada, que se alimenta de dinero público y de los ingresos del negocio de dos empresas filiales relacionadas con la formación.

El mecanismo es el siguiente. UGT solicita subvenciones para formación y contrata los cursos a esa fundación, de la que es propietario en un 100% el sindicato. A su vez, la organización sindical dispone de dos filiales, dependientes del instituto, que usa para comprar y vender el material didáctico que emplean los alumnos y alquilar los locales donde se imparten las clases.

Hasta aquí, todo correcto, si no fuera porque UGT debe 23,3 millones de euros al IFES, gestó un patrimonio de 13,21 millones a través de esas dos filiales y tiene a su tesorero ocupando el cargo de secretario del IFES.

Sus dos empresas filiales acumulan un patrimonio de 13,2 millones

UGT es propietario de IFES en un 100% y tiene participaciones directas del 5% y del 20% en Formación 2020 y Localmur, respectivamente. Esto es, las dos filiales que completan el negocio de formación que gestiona el instituto. Antonio Retamino Megías fue la persona designada por Méndez para gestionar la fundación IFES, junto con Teresa Muñoz Rodríguez, presidenta de la misma y secretaria de Formación de la Comisión Ejecutiva Confederal.

En poco menos de siete años, las filiales de la fundación dispararon su patrimonio acumulado en un 200,2%, según lo revelan las cuentas de IFES, disponibles en el Registro Mercantil. En 2005, Formación 2020 y Localmur registraron unos fondos propios totales de 4,4 millones de euros. Esa cifra se convirtió en 13,21 millones el año pasado, después de incrementar su volumen una media de un millón de euros cada año desde 2005.

La sorpresa es que las cuentas de ambas empresas revelan que, en plena crisis, se erigen como unas de las sociedades más rentables del tejido empresarial español. Y no es un rumor, hay datos que lo corroboran. Así, Formación 2020 registró una ratio de beneficio sobre facturación del 24,03% en 2012 comprando y vendiendo libros. Ingresó 5,1 millones y se anotó unas ganancias de 1,83. Es más, ese porcentaje fue mayor incluso que un año antes, cuando llegó a ser del 23,36%. En los últimos cinco años, esa ratio no bajó del 23%, superando el 27% en 2008.

La nota la pone el hecho de que Formación 2020 tiene un único cliente, que es el IFES. En este sentido, fuentes conocedoras de las operaciones de la empresa precisaron a este diario que la estrategia de la sociedad radica en vender los libros a precio de mercado a IFES, pese a haberlos comprado al por mayor con descuentos que oscilan entre un 40% y un 60%.

En el caso de Localmur, centrada en el alquiler de bienes inmuebles, las cuentas reflejan una situación similar a las de Formación 2020, salvo en los resultados correspondientes al año pasado, cuando perdió dinero. Fue en 2009 cuando la ratio de beneficio sobre facturación de esta empresa alcanzó un 16,23%. El año pasado, Localmur perdió 57.604 euros.

‘Prácticas no legales’

Ambas empresas fueron creadas en 1997 con el objeto de maximizar la gestión de los fondos de formación que recibía el instituto. El IFES es propietario directo de un 95% de Formación 2020 que, a su vez, es dueña del 80% de Localmur. Las políticas de gestión y contratación que emplean ambas sociedades provienen “directamente” del instituto, según reconocieron a este diario fuentes conocedoras de sus operaciones. Es más, un antiguo trabajador del IFES manifestó a este periódico que, en sus primeros años, “había prácticas que no eran 100% legales y, a menudo, en connivencia con la Administración”, precisó.

Desde la creación de sendas filiales, el mandato para los trabajadores del IFES era contratar los servicios necesarios con sendas firmas, según consta en una circular de la fundación. En concreto, la 3/97.

UGT tiene una deuda de 23,3 millones con el instituto por cursos

Las cuentas del instituto de formación reflejan que UGT tiene una deuda con esta fundación de 23,3 millones, tomando como referencia las últimas cuentas disponibles correspondientes a 2012. Es más, el sindicato llegó a deberle casi el doble hace apenas tres años, en 2010, cuando la deuda era de 40,38 millones. La clave está en que las subvenciones que recibe el IFES pueden llegarle de manera directa, a través de administraciones públicas por concurso, o indirecta, mediante UGT. En este caso, fuentes conocedoras de las gestiones del IFES advirtieron de que, aunque esa deuda tienen origen variado, “lo habitual es que UGT contrate con el instituto la realización de cursos de formación por subvenciones que consigue el sindicato y que luego no abona de manera automática”.

“La mayor parte de sus cuentas a cobrar se corresponden a distintos organismos de la UGT y organismos públicos, por lo que no se estima necesario adoptar medida alguna para minimizar los riesgos que pudieran derivarse de las cuentas a cobrar”, consta en el apartado 16.a de las cuentas consolidadas del IFES correspondientes a 2012.

Este diario se puso en contacto con la organización sindical que preside Cándido Méndez para conocer el motivo de esa abultada deuda. Un portavoz oficial reconoció la misma y la definió como “asiento contable”. En palabras de esa fuente, “cuando UGT contrata la realización de cursos con el IFES, los fondos de formación son finalistas y el total no se va liberando hasta que no se van ejecutando los cursos”. Es decir, el dinero para organizar la formación no llega hasta que no se finaliza la misma, según explicó esta fuente oficial.

No obstante, minutos después reconoció que, “en algunos casos, se adelanta el dinero de los cursos cuando se trata de convocatorias a nivel estatal“. En este sentido, fuentes oficiales del Gobierno consultadas corroboraron que las subvenciones que se otorgan a cursos de formación se entregan antes de impartirlos y que, al finalizar, se pide justificar el montante de las ayudas a través de facturas.

48,1 millones de euros en subvenciones

La fundación llegó a gestionar el año pasado un total de 48,1 millones de euros en concepto de subvenciones. Dos años antes, en 2010, esa cantidad fue de 64,8 millones. Y en 2011, cerró el ejercicio tras haber gestionado en torno a 58,2 millones. Las cuentas del instituto revelan que las ayudas que obtiene para formación proceden de gobiernos autonómicos, ayuntamientos, diputaciones provinciales, la Comisión Europea, el Ministerio de Trabajo y la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo que forman el Gobierno, la patronal y los sindicatos.

El Instituto de Formación y Estudios Sociales cuenta con una plantilla de 1.082 personas, de las cuales 19 son directivos. El resto se divide en personal docente y administrativos, con 725 y 338 personas, respectivamente, en cada colectivo.

La fundación está liderada por un patronato compuesto por 20 miembros. A excepción de la presidenta y el secretario, que forman parte de la Comisión Ejecutiva Confederal de UGT, los 18 restantes son los responsables de formación de delegaciones regionales del sindicato y de algunas federaciones.

De hecho, están representadas UGT Euskadi, UGT Galicia, UGT Asturias, Baleares, UGT Andalucía, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Valencia, La Rioja, Navarra, Murcia, la Federación de Trabajadores de la Enseñanza (FETE-UGT), la Federación de Servicios (FeS-UGT), la del metal MCA-UGT y la Federación de Transportes, Comunicaciones y Mar (TCM). Es más, está el vicesecretario del PSOE de Villarobledo (Albacete), José María Rubio Valero, secretario de formación del sindicato manchego.

Fuentes próximas al IFES no dudaron en calificar este entramado de empresas como “una manera de lucrarse con las subvenciones” y una “vía para desviar fondos”.

Deja un comentario

Fondos públicos ¿Que responderemos?

Llegará el momento en el que la pregunta será:

Y usted sabiendo lo que sucedia con los fondos públicos ¿Qué hizo al respecto?

Si sabes lo que sucede en el sistema y hablas, eres expulsado.

Si no hablas y sabes lo que sucede eres cómplice.

Si miras para otro lado y callas, consientes.

Si consientes, refuerzas el sistema.

¿Dónde están los técnicos de la administración que tanto saben?

Algunos realizan su trabajo con honestidad y contra el lucro indebido.

http://www.youtube.com/watch?v=I5qe3PXUC9E

Deja un comentario