El precio de la paz social

El Mundo

CARLOS CUESTA

Actualizado: 26/04/2014 11:33 horas

ERE, fondos de formación, subvenciones en general. Todo un universo de recursos carentes de control que debían pasar por unas mismas manos: las sindicales. Manos que repartían con políticos y empresas, como sostiene la acusación; o que directamente se financiaban con los fondos, como apunta la juez. Y manos que ya hoy desfilan ante Alaya como imputados, tanto de CCOO como de UGT.

Y es ahí donde surge la gran pregunta: ¿cuál era el poder de los sindicatos para convertirse en eje de ese triángulo? Y la respuesta no debe buscarse sólo en el patio socialista, sino en el del PP y del resto de formaciones con poder en cada territorio español. Porque la moneda de cambio ofrecida por los sindicatos ha sido la misma en todos los casos: la supuesta paz social. Una moneda que han comprado nuestros políticos de una manera tan generalizada como irresponsable y que ha permitido llegar a los actuales escándalos.

Los fraudes estallan ahora porque la gente denuncia al verse fuera del barco

Porque resulta impensable que fraudes como los que ahora explotan hayan permanecido invisibles durante décadas a los ojos, sí, de los gobernantes autonómicos, pero también de los nacionales; de la Fiscalía; o de los cargos municipales de unos y otros partidos. Y porque si ahora estallan no es por un alarde de celo investigador, sino porque la crisis y el inevitable recorte de subvenciones han llevado a los gigantescos aparatos sindicales a tener que despedir gente: gente que ha denunciado las tramas al verse fuera del barco.

Por eso hoy descubrimos que un sindicato como CCOO, junto a algunos de sus principales sindicalistas, han llegado a sumar activos empresariales por más de 292 millones de euros. Activos distribuidos en una red societaria que supera las 110 empresas, capaz justificar una facturación anual de 63,6 millones. ¿Es posible juntar semejante estructura en dos noches sin que nadie se entere? ¿Es posible ocultarlo cuando los datos se pueden comprobar en el Registro Mercantil?

O descubrimos que UGT, más algunos de sus grandes afiliados, comparten la afición empresarial hasta el punto de rebasar los 314 millones en activos en un centenar de sociedades muy, pero que muy eficaces: su facturación anual alcanza los 68,5 millones.

¿Tampoco nadie se enteraba? ¿A nadie le extrañaba semejante capacidad para generar beneficios en áreas tan dispares como los seguros, hoteles, promoción inmobiliaria, reprografía, programación informática, contratación de valores mobiliarios, servicios televisivos, comercio al por menor de alimentación o bebidas, salones recreativos o arquitectura?

Nos ha salido cara la pretendida paz social. Muy cara.

http://www.elmundo.es/espana/2014/04/26/535ac1a522601d614e8b4582.html

¿Una paz social o empresarial?

Sindicatos, patronal y gobierno configuran el sistema tripartito.

Anuncios

, , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: